2017-12-17
Salud

El padecimiento de Kim Kardashian


El ícono de la voluptuosidad, Kim Kardashian, no es precisamente una persona que rinda culto al cuerpo.  Sus amplias caderas, labios gruesos y rostro “perfecto” son parte de su transformación e intervenciones desde hace mucho tiempo.

La celeb padece de un trastorno dismórfico corporal, fobia a padecer algún defecto o enfermedad de carácter estético. En un capítulo de la serie Keeping Up with the Kardashian, Kim reconoce que las críticas negativas son la causa principal de que ella sufra de esto.

“Parece que la gente está esperando la mínima oportunidad para avergonzarte. Literalmente, me produce dismorfia”, aseguró.

La obsesión por la imagen termina en una percepción falsa propia. Según Mayo Clinic, algunos de los signos y síntomas del trastorno dismórfico corporal incluyen lo siguiente:

Preocupación excesivamente por un defecto percibido en la apariencia.

Creer sólidamente que tienes un defecto en tu apariencia que te hace desagradable o deforme

Comportamientos que procuren corregir o esconder el defecto percibido que son difíciles de resistir o controlar

Intentar esconder los defectos percibidos a través del peinado, el maquillaje o la ropa

Comparar constantemente la apariencia con la de los demás

Siempre procurar seguridad acerca de tu apariencia en los demás

Tener tendencias perfeccionistas

Procurar procedimientos estéticos frecuentemente sin quedar satisfecho

Evitar situaciones sociales

Angustia o problemas importantes en tu vida social, la escuela u otras áreas de funcionamiento