2018-09-21
Internacionales

Mató a su novia para ofrecer su alma al diablo


Los olores nauseabundos originados en la localidad de Santa Catalina en Buenos Aires, Argentina llevaron a los vecinos a tener un macabro hallazgo; un cuerpo putrefacto.

De acuerdo con La Crónica, los vecinos del edificio se percataron de un mal olor que invadía las demás habitaciones, situación que hasta el lunes por la noche se convirtió en un tema insoportable.

Luego de tocar a la habitación de la que salía este mal olor, tanto el dueño como un vecino del complejo llamaron a la Policía para abrir la puerta y limpiar el cuarto.

Una vez que forzaron la puerta, hallaron una escena de terror; un cuerpo desmembrado dentro de un refrigerador. Al lugar arribaron elementos de la unidad forense quienes señalaron que el cuerpo en descomposición perteneció a una joven de 22 años.

La víctima de ese brutal ataque fue identificada como Natalia Samaniego, de 22 años; su cuerpo estaba tapado con una manta dentro de un refrigerador.

De acuerdo con medios locales, la joven llevaba tres días muerta y la causa de muerte fue una herida a la altura del cuello; había varios objetos de rituales oscuros.

Testigos afirmaron que la última vez que vieron a la joven fue el sábado por la tarde cuando llegó al complejo con su novioidentificado como Juan Martín Carlegui, de 25 años, motivo por el que fue buscado y arrestado el domingo por la tarde.

Durante sus primeras declaraciones el sujeto aseguró a las autoridades que mató a su novia porque quería darle su alma al Señor de las Tinieblas a cambio del eterno descanso de su mujer.

Los elementos de la Policía Local corroboraron sus palabras al hallar una carta que mencionaba una escrito en latín cuyo mensaje era una petición al Diablo con este sacrificio humano.

“Lucifer te entrego mi cuerpo para salvar el alma y corazón de Natalia, ella estará mucho mejor en un mundo en el que no sufra. Algún día esteramos juntos”.

Juan Martín Carlegui enfrenta los cargos de homicidio calificado y alteración del orden público, delitos por los que podría pagar una condena superior a los 33 años.

Con información de La Crónica, El Liberal y 0223

Fotos de La Crónica