2018-08-19
Sexología

Obsesionarte con tu ex es NORMAL


¿Te ha pasado que después de esa ruptura, en la que hasta sentiste dolor real, físico, no puedes dejar de pensar en el c*brón ese que te rompió el corazón?

Por más que quieres, no dejas de stalkearlo, de recordar los buenos momentos o de pensar que aún tienen chance de regresar, aunque sabes que esto te está haciendo más daño.

Entonces, entras en un círculo vicioso en el que te reprochas por no poder soltar a ese maldito, pero tampoco puedes parar de ver tus fotos felices con él… pero es normal.

Los seres humanos están destinados a formar relaciones y enamorarse. Y así como la mayoría de la gente experimentará el amor al menos una vez en su vida, muchos también experimentarán el dolor de la angustia. Es natural y esperable estar enojado y devastado al final de una relación, incluso cuando la relación no haya sido positiva.

Por otra parte, diversos estudios han corroborado que el amor es, de hecho, como una adicción, así que cuando te separas de alguien, tienes los mismos síntomas que alguien que está en rehabilitación siente. El amor es un poco como la cocaína.

Por ejemplo, un estudio publicado en el Journal of Neurophysiology y liderado por la antropóloga Helen E. Fisher, de la Universidad de Rutgers, observó las partes del cerebro donde ocurre la adicción a la cocaína.

La atracción de usar la droga tiene mucho en común con los comportamientos obsesivos que vienen con los intensos sentimientos de amor.

Fisher, junto con su equipo de investigadores, descubrió que la sensación de desapego de un amor apagado ilumina la misma área en el cerebro que los usuarios de drogas cuando ansían su próxima línea.

Entonces, cuando estás con un corazón roto, no solo sientes una obsesión por tu ex, sino que los síntomas de la pérdida del amor impactan tu habilidad de pensar, concentrarte y funcionar en general.

Es normal sentir que no puedes con la vida después de un truene, sin embargo, no hay mal que dure mil años y tienes que saber que vas a salir de ello.

Es difícil predecir cuánto tiempo te tomará dejar por completo tu “adicción”, porque cada relación viene con sus propios recuerdos y sentimientos, y el final de cualquier relación será una experiencia única.

No obstante, gracias a otro estudio publicado en The Journal of Positive Psychology sabemos que lleva 11 semanas sentirse mejor después de que termina una relación, o sea, alrededor de unos tres meses.

Pero hay que ser congruentes: si el amor es como una droga, para desintoxicarte y dejar de lado esa adicción/obsesión necesitas abstenerte de ella, o sea, cero contacto de cualquier tipo (sí, eso incluye redes sociales).

Sé fuerte, vas a estar bien.