2019-08-19
Sexología

¿Cuándo nos comenzamos a obsesionar por los traseros grandes?


En lo últimos años parece que los traseros grandes están de moda, ¿qué fue lo que hizo que nos comenzaramos a interesar en esas curvas de la parte baja?

Para nuestros ancestros los traseros grandes eran la muestra clara de la fertilidad de una mujer y con el tiempo se comenzaron a asociar con la riqueza. Es claro que nuestro amor por estos grandes atributos no es nuevo, pero la atención que ahora le damos no es la misma, algo cambió en los últimos años.

La realidad es que la reciente obsesión por las grandes retaguardias es nueva. Hace algunos años los cuerpos que todos admirábamos estaban en las pasarelas, cuerpos ejercitados y delgadoscomo los de Elle MacPherson, Kate Moss y Naomi Campbell, sin las curvas que ahora inundan Instagram.

El reino trasero

Las mujeres de la década de los 20 se caracterizaban por su reducido busto, mientras que en los treinta y los cincuenta las mujeres hermosas presumían un cuerpo voluptuoso, conocido como “sirenas”.

Hace algunos años, las supermodelos mostraban los ideales de la época, los ya nombrados cuerpos delgados que en ocasiones estaban ligados a trastornos alimenticios; pero parece que Sir Mix-A-Lot con ‘Baby Got Back’ causó una revolución de hombres que gritaban: “I like bigg butts and I can no lie”. Pareció un profeta de nuestros tiempos, diciéndole a las mujeres que las revistas estaban equivocadas: “So Cosmo says you’re fat/ Well I ain’t down with that”.

Más de 20 años después, esta obsesión de Sir Mix-A-Lot ya forma parte del cuerpo “ideal” de una mujer. Las modelos de Instagram realizan posturas para acentuar su retaguardia, las operaciones estéticas para incrementar el trasero han aumentado notablemente,  e incluso The Guardianescribe que uno de los gimnasios más populares en Los Ángeles es Bünda, argot portugués para la palabra trasero, el cual enfoca todos sus ejercicios en mejorar la parte posterior de sus asistentes.

La tendencia revivió a la controversial canción con el sample que Nicki Minaj hizo en ‘Anaconda’, devolvió a un visionario en el mundo que había construido y le dio un nuevo himno a una generación amante de la retaguardia.

Cuerpos perfectos

Claramente la canción de Sir Mix-A-Lot no es la única responsable de la “revolución de los traseros”; por años, las celebridades en las películas, televisión y revistas han propagado ideales de belleza inalcanzables. Los tiempos han cambiado y recientemente el Internet se ha encargado de potenciar esta capacidad de influencia.

Las redes crean una ilusión: un mundo donde la mayoría tiene cuerpos perfectos, casi desde nacimiento, sin modificación de Photoshop y sin rutinas físicas que ninguna persona con un trabajo estable podría seguir.

No es lo mismo el impacto que provocaban las antiguas celebridades a las modelos de Instagram, las nuevas figuras en línea venden una vida más próxima a la mayoría, son mucho más cercanas a los ojos que las admiran e incluso tienen un grado de anonimato.

Un estudio de Zoe Brown y Marika Tiggermann demostró que el mirar constantemente fotografías de modelos de Instagram incrementa la inconformidad de las mujeres con respecto a su cuerpo. Para el estudio 138 mujeres fueron divididas en dos grupos, el primero veía imágenes de celebridades de Instagram y el segundo fotografias de viajes compartidas en la misma red social.

Las implicadas en el experimento calificaban a cada fotografía conforme a su belleza o excelencia (en el caso de los lugares) y al final se medía la satisfacción con su cuerpo a través de un test. Los resultados no sorprendieron: las mujeres que vieron a las celebridades tuvieron una mayor insatisfacción con su cuerpo y estaban de peor humor que las que vieron fotografías de viajes.

Los resultados son constantes con la teoría de comparación, la cual defiende que somos propensos a vernos en otros para hacer evaluaciones sobre sus habilidades y opiniones. Con estas comparaciones, los cuerpos de personas normales inevitablemente quedan cortos ante los cuerpos esculpidos en gimnasio y mejorados en la computadora.

La retaguardia se coloca al frente

Las redes sociales legitimaban y popularizan los ideales de belleza, “democratizan” la figura y hacen que las fotografías más populares sean las más gustadas. En este sentido, ¿por qué en los últimos años la atención se dirigió a los glúteos?

Según Ray Broadus Browne, el énfasis en el trasero comenzó con la popularidad de los pantalones de mezclilla, cuyos creadores acentuaron las caderas para enfatizar en la figura de las mujeres.

Las prendas han sido determinantes para crear la imagen “ideal” de una mujer, sólo hay que recordar la importancia que tuvo el corsé en Europa y los diminutos zapatos en la antigua China. Sin embargo, los pantalones de mezclilla no fueron inventados a principios del milenio (tiempo en el que comenzamos a voltear a ver a la retaguardia), el origen debe de encontrarse en otro lugar.

Es probable que Jennifer López haya tenido algo que ver: para muchos la cantante saltó a la fama por su interpretación de Selena, y otros la comenzaron a voltear a ver por su retaguardia. A pesar de su fama, antes de ella existió una mujer mucho más popular por sus grandes atributos traseros: Vida Guerra.

Es en esta modelo cubana donde se encuentra el origen de nuestra reciente obsesión, Vida, al llegar a Estados Unidos rápidamente entró al mundo del modelaje, pero en los videos de Hip-Hop y Rap encontró la ventana que la llevó al éxito.

En el mismo tiempo en que nuestra atención comenzó a cambiar, el Hip-Hop, Rap y el R&B comenzó a desplazar al Pop como los géneros más populares en Estados Unidos. De un momento a otro, la cultura negra dominó al mercado y con ello ideales de belleza completamente distintos, figuras con curvas más presentes en las comunidades negras y latinas.

Estudios han encontrado que los hombres negros prefieren a una figura con curvas más que a un cuerpo delgado, aspectos que naturalmente se reflejan en el hip-hop y los videos musicales, tanto en las modelos como en los temas de las canciones.

 

moda-traseros-grandes-iggy-azalea

 

El círculo sin duda lo cerró Kim Kardashian, quien no se hizo famosa por ser hija de uno de los abogados más importantes de Estados Unidos, sino por su video sexual con el rapero Ray J y por el gran tamaño de su trasero.

De esta manera volvimos a nuestros orígenes, la publicidad y entretenimientos europeos quisieron imponernos una belleza europea, característico de una mujer blanca. De la mano del hip-hop, del R&B, y más recientemente del Urbano, la figura de ideal de las mujeres cambió para acentuar sus curvas, principalmente las de su parte baja.