2019-03-19
Recientes

Infierno de violencia: ¿Qué hay tras Paola, quien apuñaló al abusador de su hija?


Una mujer de Argentina, identificada como Paola Córdoba, dividió a la opinión pública en diversos países, pues mató a su esposo a puñaladas tras encontrarlo abusando sexualmente de una de sus hijas, de dieciocho años.

El abusador, llamado Alberto Elio Naiaretti, de 46 años, falleció a causa de las heridas. Tras esto, las autoridades decidieron detener a Paola y a una de sus hijas, quien se presume que también lo acuchilló, pese a que ella misma había intepuesto varias denuncias en contra de Alberto por violencia de género.

Paola y Milagros tras ser detenidas.

Asimismo, el hombre contaba con antecedentes penales por encubrimiento y tentativa de robo.

Tras el suceso, la familia de Paola contó el infierno en que vivían con Alberto, quien tenía sometida a la esposa y a sus cuatro hijos, quienes constantemente sufrían agresiones físioas, verbales y psicológicas.

Alberto había conocido a Paola cuando ella tenía quince años. Se la llevó de su colonia y cortó el contacto que ella tenía con su familia. Cuando Paola recibía visitas de su madre, Alberto decidía si podía abrirle la puerta. Las hermanas de Paola también estaban amenazadas. No podían entrar, pues Alberto aseguraba que las violaría.

Paola también estaba asilada del exterior. Solamente trabajaba en un lavadero, ubicado al lado de su casa.

La noche en que sucedió todo, Alberto amenazó de muerte a Paola y su familia: ‘Hoy te mato a vos y a tus hijos’, le dijo, mientras le propinaba una golpiza.

Según cuenta la hermana de Paola, Milagros había escuchado gritos en la casa, por lo que corrió a ver qué sucedía. Nuevamente, su padre golpeaba a su mamá, quien tenía un cuchillo en la mano. Llena de miedo, la hija tomó otro cuchillo y le dio dos puñaladas a su padre. Otra versión que se ha difundido relata que la madre habría propinado las primeras puñaladas, pues habría encontrado al hombre abusando sexualmente de una de sus hijas. Las autoridades cinciden en que Alberto murió con 185 puñaladas.

Gloria y María, hermanas de Paola, piden por su libertad en la casa del crimen (Enrique Medina)

Las inestigaciones del caso continúan, mientras tanto, las mujeres han permanecido en una celda pese a los reclamos de la socidad y vecinos.

Con información de Infobae y El Comercio